El consumo de productos ecológicos sigue aumentando gradualmente.

 

En España, los consumidores de productos ecológicos ya representan el 33% del total (frente al 26% en 2011 y el 29% en 2014), según el estudio 2017 “Evolución de la caracterización de la tipología y perfil sociodemográfico del consumidor de alimentos ecológicos en España” que la empresa de investigación GFK elabora periódicamente para el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Dicho de otro modo, los productos ecológicos ya no son una moda, sino que su consumo se ha convertido en una elección.

 

¿Cuáles son los motivos por los que cada vez más gente consume ecológico?

 

Cada cual tiene sus razones, pero podemos sintetizar en cinco las más habituales, según explicaba el diario ‘Cinco Días’:

 

  • Son productos saludables. Gracias a su método de producción están libres de tóxicos, es decir no contienen pesticidas, aditivos, fertilizantes sintéticos, conservantes…

 

  • Son sabrosos, equilibrados y nutritivos. Se obtienen respetando sus tiempos naturales de crecimiento y desarrollo. Y sin aditivos. Todo esto potencia tanto su olor como, sobre todo, su sabor.

 

Según el proyecto de investigación de la UE “QualityLow Input Food” (QLIF), los alimentos ecológicos tienen un mayor contenido en vitaminas y nutrientes: contienen mayor concentración de sustancias antioxidantes –en frutas y verduras-, un mayor contenido en vitaminas, mayor contenido mineral, mayor contenido en proteínas, en hidratos de carbono –alimentos de origen vegetal- y un mayor contenido en vitaminas A y E –en productos lácteos ecológicos-.

 

  • Son productos con altos niveles de calidad. El sistema de producción ecológica está sujeto a la máxima fiabilidad desde el primer momento hasta que se pone en una mesa.

 

Sigue un control estricto en cuanto a las materias primas, la elaboración, etiquetado, envasado y distribución…

 

  • Son 100% naturales. En la producción de productos ecológicos no se permiten los organismos modificados genéticamente ya que pueden dañar el medio ambiente y a la larga puede generar la pérdida de la variedad de especies y tipos.

 

  • Son respetuosos con el medio ambiente y con la naturaleza. Los productos ecológicos siguen una máxima: ser sostenibles, es decir colaborar con la conservación del medio ambiente y no contaminar –menos dióxido de carbono, menos contaminación por aerosoles, aprovechamiento de los recursos renovables…-

 

La agricultura ecológica potencia la fertilidad de los suelos de forma natural, evita la degradación del ecosistema y favorece el equilibrio de los suelos.

Asimismo, la ganadería ecológica evita el estrés animal y permite que los animales crezcan a un ritmo natural, en condiciones de vida óptimas y con una alimentación basada en pastos naturales.

 

Por si los motivos conocidos casi universalmente no fueran suficientes, desde Ecosur – Productos Ecológicos del Sur queremos añadir una razón más para el consumo de productos ecológicos, y no precisamente menor:

 

¡La Felicidad!

 

El cerebro representa entre el 2 y 3% de nuestro peso corporal, sin embargo, requiere los nutrientes de 20% de los alimentos que ingerimos, según explica el psiquiatra Drew Ramsey y profesor de la Universidad de Columbia en su libro ‘Thehappinessdiet’ (‘La dieta de la felicidad’).

 

Lógico, el cerebro es el órgano central o, lo que es lo mismo, un complejísimo y potente superordenador que procesa continuamente ingentes cantidades de información, gracias a los más de mil millones de neuronas que contiene. La base del cerebro es la comida. Por tanto, que funcione de forma eficiente depende, al final, de un puñado de micronutrientes, como las vitaminas B12 o B6, el hierro, el magnesio o el ácido fólico, capaces de proteger a las neuronas frente a la oxidación y el envejecimiento; reforzar las sinapsis entre ellas o fortalecer sus membranas.

 

En una entrevista realizada por la periodista científica Cristina Sáez, enmarcada en el reportaje “Alimentos emocionales” publicado en el suplemento ES de La Vanguardia en septiembre de 2012, el Dr. Ramsey afirmaba: “la alimentación es lo más similar a la atención primaria en salud mental. Si quiere ser feliz, comience por su tenedor.”.

 

Una alimentación inadecuada, rica en azúcares y en grasas saturadas, puede ocasionarnos depresión, ansiedad, cambios de humor, irascibilidad, hiperactividad y un sinfín de desarreglos emocionales y mentales.

 

El Dr. Ramsey alerta de que “todos queremos ser felices, pero a diario optamos por comer cosas que nos hacen infelices” y aconseja: “Sólo podemos optar a la felicidad si el cerebro dispone de todos los nutrientes que necesita para desarrollar de forma correcta las funciones emocionales y cognitivas”.

 

Una alimentación basada en productos ecológicos y, por tanto, natural, saludable, equilibrada, sabrosa y sostenible es una forma inmejorable de cuidar el cerebro y la salud mental, y, por ende, de estimular nuestras emociones positivas y la felicidad.

 

Hay estudios publicados por científicos de la escuela de Harvard de Salud Pública (notablemente, la Dra. Julia K. Boehm) que evidencian que las personas que consumen regularmente frutas y verduras ricas en antioxidantes son más optimistas. Es decir, debemos conectar nuestra alimentación -el tenedor y otros cubiertos, en palabras del Profesor Ramsey- con nuestras emociones. En contra de los paradigmas del pasado, que nos hablaban de ‘razón’ y ‘corazón’ como contrapuestos, el cerebro y las emociones actúan coordinadamente. Y gracias a ese trabajo en equipo (cerebro – emociones), primero sentimos, luego pensamos y finalmente, decidimos.

 

Y, completando un verdadero círculo virtuoso, si decidimos alimentarnos de forma acertada, ¡nos sentiremos mejor! Como concluye el reportaje “Alimentos emocionales”, debemos repensar nuestro comportamiento alimentario, para cuidar y mimar nuestro cuerpo y nuestro cerebro.

 

Cambiando nuestra forma de comer, ¡cambiará nuestro estado de ánimo!

 

CONSUME ECOLÓGICO, SENTIRÁS FELICIDAD.

 

18-03-02 desayuno ecologico ecosur

 

Si queréis más información y noticias relacionadas con el mundo de los productos ecológicos y sus beneficios, recordad que también podéis seguirnos en FacebookTwitter e Instagram.

 

¡Nos vemos en el próximo post!